Biografía

Ignacio Wenley Palacios nació en Madrid. Fué educado por los Padres Jesuitas, seguido de un internado de esquí en los Pirineos. Tras la escuela, asistió a la Facultad de Derecho en Barcelona. Cuando era un niño, pasaba los veranos en Irlanda. Más adelante estudió en Saint Paul, Minnessota. En sus años de universidad, dedicó sus veranos a aprender ruso en la Unión Soviética.

Después de la universidad, eligió trabajar como abogado en su ciudad, aprovechando el clima cálido y templado, y una vida junto al mar. Su especialidad es el Derecho Marítimo en la que se graduó "cum laude". Ha mantenido una práctica general donde las disputas comerciales e inmobiliarias han sido preeminentes, asistiendo a clientes durante más de 25 años. Es también editor de traducciones al inglés de documentos académicos, y traductor de literatura náutica.

Su vida fuera del trabajo se dedica a remar. Está cualificado como guía kayak de mar en Escocia y en España. Le gustan los perros.

IDIOMAS

Ignacio es un anglófilo incurable. Tiene un fácil dominio de la lengua inglesa, y está bien familiarizado con el ruso. Hace poco comenzó a estudiar hebreo moderno. Su español es bueno.


Que se haga lo justo

¿De qué manera lo justo difiere de las exigencias de la justicia? Que se haga lo justo era la expresión usada por los reyes medievales ingleses al ratificar los proyectos de leyes aprobados por el Parlamento. Fue celebremente utilizada por Carlos I cuando confirmó en 1728 la Petición de Derechos, un documento constitucional inglés que estableció garantías concretas para los súbditos que el rey tenía prohibido vulnerar: restricciones sobre impuestos no establecidos por el parlamento, acantonamiento forzado de soldados en casas particulares, el encarcelamiento sin causa y restricciones en el uso de la ley marcial.
Que se haga lo justo era una expresión de la voluntad soberana, una afirmación de la fuerza de la ley y de su potencial creativo; pero era también fue una expresión de valor trascendente, "Que se haga lo justo,"  era un compromiso con nociones de decencia y de justicia implícitas pero hoy tenues en el ideal de la legalidad.